• Buscarlibros   
5portada 366 Textos de San Alberto Hurtado: Un pensamiento para cada día
  • 366 Textos de San Alberto Hurtado: Un pensamiento para cada día
  • 366 Textos de San Alberto Hurtado: Un pensamiento para cada día
  • 366 Textos de San Alberto Hurtado: Un pensamiento para cada día
  • 366 Textos de San Alberto Hurtado: Un pensamiento para cada día
  • 366 Textos de San Alberto Hurtado: Un pensamiento para cada día

366 Textos de San Alberto Hurtado: Un pensamiento para cada día

Pablo Cervera Barranco - EDIBESA

Sin Comentarios de Clientes. Haz tu el Primero

5,00 €

4,74 €

Ahorras: 0,26 € (5%)

Stock Disponible

Si lo compras hoy con envío normal lo recibirás entre el Miércoles 01 de Noviembre y el Viernes 03 de Noviembre.

Descripción:

El programa de vida de san Alberto Hurtado fue la síntesis de "Amarás a Dios con todo tu corazón...y a tu prójimo como a ti mismo".Benedicto XVI, Homilía en la misa de canonización (23 de octubre de 2005).Jesíta chileno, apoóstol del siglo XX en los ámbitos universitarios y obreros, su figura es gigante. Su fortaleza, tesón y las ganas de servir a Dios marcaron su vida. Su inmenso arrastre entre los jóvenes sobrepas&oac...

Continuar Leyendo
Detalle Producto
Descripción

El programa de vida de san Alberto Hurtado fue la síntesis de "Amarás a Dios con todo tu corazón...y a tu prójimo como a ti mismo".
Benedicto XVI, Homilía en la misa de canonización (23 de octubre de 2005).
Jesíta chileno, apoóstol del siglo XX en los ámbitos universitarios y obreros, su figura es gigante. Su fortaleza, tesón y las ganas de servir a Dios marcaron su vida. Su inmenso arrastre entre los jóvenes sobrepasó los límites del colegio donde empezó sus primeros pasos apostólicos. Fue llamado como asesor de la Acción Católica Juvenil. Con sus jóvenes colaboradores recorrió la patria inflamando los corazones juveniles en el deseo de luchar por la gloria de Cristo.
Jesús lo llamaba. En cada lugar el padre Alberto Hurtado veía la cara de Cristo en los pobres. Había muchos que necesitaban techo, abrigo y comida. Para ellos fundó el Hogar de Cristo en 1944. Sin tiempo para desfallecer siempre tenía un nuevo proyecto entre sus manos. Una nueva casa de acogida para los niños, talleres de enseñanza, más camas para las hospederías, eran algunas de las miles de ideas que rondaban en su cabeza. Pese a la incomprensión de muchos, siempre encontraba la fuerza para seguir sirviendo a Cristo. Tenía 51 años cuando le diagnosticaron cáncer. Hasta el final se mantuvo alegre y contento, siempre dando una palabra de esperanza y apoyo a quien lo visitaba.

Valoraciones
Evaluaciones de nuestros clientes
  • 0 de 5 estrellas
  • 5 stars
  • 4 stars
  • 3 stars
  • 2 stars
  • 1 stars

Inicia sesión para poder agregar tu propia valoración.