Buscalibre Continúa Operando. Ver Comunicado Coronavirus (COVID-19)

    portada Un Curso de Milagros Para Niños: El Material Completo Para los Niños
    Formato
    Libro físico
    Categoría
    Religión
    Año
    2017
    Idioma
    Español
    N° páginas
    228
    Encuadernación
    Rústica
    Dimensiones
    21 x 21 cm
    Isbn13
    9788494542336
    N° edición
    2

    Un Curso de Milagros Para Niños: El Material Completo Para los Niños

    Bette Jean Cundiff · Editorial Ob Stare

    Imagen cargando detalle producto5 estrellas - de un total de 5 estrellas 2 opiniones
    Libro Nuevo

    17,90 €

    • Estado: Nuevo
    Recíbelo entre el Lunes 06 de Abril y el Jueves 09 de Abril.

    Reseña del libro

    1. el mundo de nuestro padre El mundo de Dios estaba en todas partes y lo era todo. El mundo de Dios estaba lleno de Amor y belleza. El mundo de Dios estaba lleno con la música de la felicidad. Los burbujeantes arroyos reían felizmente. La Luz del sol bailaba y parpadeaba. Los árboles susurraban su satisfacción. Pequeño Cordero estaba en paz en el mundo de su Padre. Había cálida luz ... Ver más Ocultar 1. el mundo de nuestro padre El mundo de Dios estaba en todas partes y lo era todo. El mundo de Dios estaba lleno de Amor y belleza. El mundo de Dios estaba lleno con la música de la felicidad. Los burbujeantes arroyos reían felizmente. La Luz del sol bailaba y parpadeaba. Los árboles susurraban su satisfacción. Pequeño Cordero estaba en paz en el mundo de su Padre. Había cálida luz solar, agua fresca para beber y verde hierba para comer. Todos los animales vivían en Amor y hermandad. Su Padre estaba en ellos y a su alrededor. Él les hablaba en sus corazones. Un día, Dios llamó a Pequeño Cordero: "Pequeño Cordero, necesito tu ayuda". "Señor Padre", contestó Pequeño Cordero, "¿cómo puedo ayudarte?". Y su Padre dijo: "Pequeño Cordero, tú eres perfecto y amoroso, tal como son todos Mis niños. Y cuando ellos están despiertos en Mi mundo pueden ver su perfección, puesto que Yo los amo a todos y los he creado perfectos. Pero, a veces, Mis niños duermen, y cuando están dormidos sueñan, y en sus sueños olvidan Mi Amor. Olvidan que son perfectos. Olvidan a su Padre, quien siempre está con ellos y los ama. "Tú, Pequeño Cordero, entiendes esto y puedes ver el Amor en todos tus hermanos. Ahora debes dormir y soñar. Sueña, Pequeño Cordero, pero en tus sueños recuérdame y ayuda a tus hermanos para que ellos también me recuerden. Enséñales que el mundo que creen ver es simplemente un sueño. Ayúdalos a despertar y a abrir sus ojos a Mi mundo Real, donde están el Amor y la felicidad". Y Pequeño Cordero se llenó con el encanto y la paz del Amor de Dios. "Sí, Padre. Dormiré y soñaré. Pero recordaré que Tú estás siempre conmigo. Entraré en el mundo del sueño y ayudaré a todos mis hermanos a recordarte y a despertar a Tu mundo Real". A medida que el sol se escondía suavemente detrás de los árboles, Pequeño Cordero se acurrucó cómodamente haciéndose un ovillo. La música de los pájaros e insectos sonaba dulcemente susurrando una canción de cuna, tranquilizando a Pequeño Cordero para ayudarle a dormir. Y en su corazón, oyó las palabras de su Padre: "Tú eres Mi Hijo, en quien me complazco. Tu trabajo ha comenzado. Sueña dulces sueños, Pequeño Cordero. Y en tus sueños despierta a Mis Niños para que recuerden Mi Amor por ellos". 1. el mundo de nuestro padre El mundo de Dios estaba en todas partes y lo era todo. El mundo de Dios estaba lleno de Amor y belleza. El mundo de Dios estaba lleno con la música de la felicidad. Los burbujeantes arroyos reían felizmente. La Luz del sol bailaba y parpadeaba. Los árboles susurraban su satisfacción. Pequeño Cordero estaba en paz en el mundo de su Padre. Había cálida luz solar, agua fresca para beber y verde hierba para comer. Todos los animales vivían en Amor y hermandad. Su Padre estaba en ellos y a su alrededor. Él les hablaba en sus corazones. Un día, Dios llamó a Pequeño Cordero: "Pequeño Cordero, necesito tu ayuda". "Señor Padre", contestó Pequeño Cordero, "¿cómo puedo ayudarte?". Y su Padre dijo: "Pequeño Cordero, tú eres perfecto y amoroso, tal como son todos Mis niños. Y cuando ellos están despiertos en Mi mundo pueden ver su perfección, puesto que Yo los amo a todos y los he creado perfectos. Pero, a veces, Mis niños duermen, y cuando están dormidos sueñan, y en sus sueños olvidan Mi Amor. Olvidan que son perfectos. Olvidan a su Padre, quien siempre está con ellos y los ama. "Tú, Pequeño Cordero, entiendes esto y puedes ver el Amor en todos tus hermanos. Ahora debes dormir y soñar. Sueña, Pequeño Cordero, pero en tus sueños recuérdame y ayuda a tus hermanos para que ellos también me recuerden. Enséñales que el mundo que creen ver es simplemente un sueño. Ayúdalos a despertar y a abrir sus ojos a Mi mundo Real, donde están el Amor y la felicidad". Y Pequeño Cordero se llenó con el encanto y la paz del Amor de Dios. "Sí, Padre. Dormiré y soñaré. Pero recordaré que Tú estás siempre conmigo. Entraré en el mundo del sueño y ayudaré a todos mis hermanos a recordarte y a despertar a Tu mundo Real". A medida que el sol se escondía suavemente detrás de los árboles, Pequeño Cordero se acurrucó cómodamente haciéndose un ovillo. La música de los pájaros e insectos sonaba dulcemente susurrando una canción de cuna, tranquilizando a Pequeño Cordero para ayudarle a dormir. Y en su corazón, oyó las palabras de su Padre: "Tú eres Mi Hijo, en quien me complazco. Tu trabajo ha comenzado. Sueña dulces sueños, Pequeño Cordero. Y en tus sueños despierta a Mis Niños para que recuerden Mi Amor por ellos".

    Opiniones del libro

    Liana PadillaMartes 07 de Mayo, 2019

    "Simplemente Excelente !!!"

    00
    Gabriela ChiarappaMartes 05 de Marzo, 2019

    "El libro es hermoso y facil de leer para niños"

    00

    ¿Leíste este libro? Inicia sesión para poder agregar tu propia evaluación.

    Ver más opiniones de clientes
    • 100% (2)
    • 0% (0)
    • 0% (0)
    • 0% (0)
    • 0% (0)

    Opiniones sobre Buscalibre

    Ver más opiniones de clientes